miércoles, 31 de octubre de 2007

2. Elige tu fábula favorita


En el post anterior hemos leído y comentado una de las fábulas de A. Monterroso: "La oveja negra".

Ahora os proponemos lo siguiente:




1. Leer el resto de las fábulas de Monterroso que hemos seleccionado. Son 9 fábulas y los enlaces están en la barra lateral del blog.

2. Elegir vuestra fábula favorita. Podéis dejar la elección en los comentarios, o llevarla a clase.

7 comentarios:

Paul Gommans - Incentive Partner dijo...

La fábula que me gusta más es "El Zorro es más sabio". Es una fábula ironico, bien narrado y divertido. En todas sus fábulas Monterroso se muestra poco optimista al respeco de la especie humana. Aqui es lo mismo y muestra al mismo tiempo su aversión hacia el mundillo literario (y pienso que tiene razon!).

Anónimo dijo...

Peter Terporten

A mi me gusta mas la fábula del conejo y del león.
Hay gente que, como el león, tiene una grande boca, no usa sus ochos ni su oído ni su razón, y piensa que todo el mundo tiene miedo por ella. Hay otra gente, como el conejo, que no esta tan ruidoso, usa bien sus ochos y su oído, conoce su fuerzas y sus debilidades, y se va si comprende que no puede ganar.

luca - den haag dijo...

Mi fábula favorita es la del camaleón que finalmente no sabe de qué color ponerse.
La fábula me parece una metafora de la hipocresía de los politicos que fingen cualidades y ideas diferentes de la que verdaderamente tienen, y al final no tienen ninguna idea y solo quieren aprovecharse del poder.
a lo mismo tiempo la gente, o mejor digamos los electores no parecen muy diferentes de los politicos, así que al final los politicos hipócritas representan una sociedad que también es hipócrita.

Mayke dijo...

Las fábulas de Augusto Monterroso.

Era difícil de elegir una fábula por fin he elegido “La jirafa que pronto comprendió que todo es relativo”. Me gusta esta fábula porque es una buena representación de la relatividad.

La jirafa que pronto comprendió que todo es relativo, simboliza la relatividad de una idea. La dualidad de toda verdad por ejemplo: “Wellington era un héroe para los ingleses y Napoleón era un héreo para los franceses”.

Tambien resulta de la conclusión de jirafa: si su cuello midiera treinta centímetros más la bala hubiera volado la cabeza y de igual forma si su cuello midiera treinta centímetros menos.

En general creo que la ironía de las fábulas muestran la realidad de una distancia. Por eso la realidad es más claro.

Floortje Zijm dijo...

A mi me gusta más la fábula sobre el perro que deseaba ser un ser humano. La fábula existe de solo dos frases (que son, como algunos de las frases de las otras fábulas, bastante largas). Me gusta esta fábula porque me ha quedado sonriendo, como una broma. Pues, al final, a pesar de todos los esfuerzos, el perro no parece nada a un hombre, siempre estará un perro.
Floortje

Anónimo dijo...

La fábula que he elegido es: "El Conejo y el León". En esta fábula Monterroso describe, en mi opinión, la relación entre ciertos científicos y los demás de la gente.
El último párrafo es el más interesante. Cuenta que el Conejo sabe como tener bajo control los sentimientos (se retira antes de perder la paciencia), mientras el León no lo sabe (ruge y hace gestos y amenaza al universo movido por el miedo). Además el Conejo comprende al León, lo que supone una cierta medida de conocimiento de sí mismo, mientras el León es un ser fuera de sí. Por estas razones el psicoanalista valora al Conejo más que al León.
La estimación del psicoanalista va en contra del pensar de la gente. Todo el mundo es de la opinión que el León es el Rey de la Selva y que el Conejo es un ser subordinado y de importancia secundaria y el León no ruge, etcetera, por el miedo, sino para acentuar su poder sobre el universo.
El contraste entre la opinión del psicoanalista y la de la gente da que preguntar cómo esto es posible. En el comienzo de la fábula se puede hallar un indicio. Subiendose a un altísimo árbol (la torre de marfil) y observando a su antojo (¿quién tiene el tiempo y el dinero para hacerlo?) el psicoanalista se retira de la vida real en el suelo de la Selva. No es extraño que el psicoanalista saca conclusiones que no dicen nada sobre la realidad y es lógico que la gente no ve ningún uso para sus conocimientos.

Joke

Ingrid dijo...

Me gusta más el minicuento “La mosca que soñaba que era un águila”, porque es divertido y también un poco triste. Además explica porque la mosca vola tanto y está tan inquieta.
Tal vez esta pequeña historia dice algo sobre la gente que siempre quiere estar en un lugar donde no está o soña sobre algo que en realidad no quiere.